domingo, 13 de noviembre de 2011

Oirás la sirena (2)


Si conoces a detalle cada imperfección de tu cuarto es garantía de que no haz dormido bien; si logras ver una grieta, un rasguño, una mancha, puede ser señal de que tienes un problema con el sueño. Por mi parte, apenas recuerdo donde esta mi cama.
Seis horas de sueño y lo primero que cruza por mi mente es hablarle a Pod, pero como todos los pensamientos que tengo cuando me despierto, espero un poco, desayuno y luego continúo con el problema.
-Buenos días- y luego mi nombre como entonando una canción, esas cortas de los comerciales. Mi madre siempre es muy efusiva por las mañanas.
 -¿Cómo durmió, señor?
-Bien- le respondo con media cucharada de cereal y leche en la boca, espero que eso deje claro que se me hace tarde. Ella comprende, de da un beso en la frente y se va a trabajar, papá se va desde todavía temprano. Termino de desayunar. Me toma alrededor de 10 minutos llegar a la escuela en patines, para mi agradable sorpresa me encuentro a Pod a cinco minutos de camino. Inclina la cabeza como saludo y sonríe, esperando cualquier pregunta.
-Te daba por encarcelado-  No es una pregunta, el hecho de que este en bicicleta aquí, a mi lado, es prueba suficiente de que no lo atraparon. Se ríe por inercia, pero lejos de ser una broma, de verdad me tenía preocupado.
-No nos estaban persiguiendo a nosotros, pero ya estaba bastante cansado cuando me di cuenta-
-¿Te perdiste?- Pregunta por inercia también, se perdió, es un hecho.
-Si- Yo sabía –Tarde como otra media hora en llegar-
-Por lo menos alcanzaste a dormir-
Suspira  –Algo-  Me dice, luego piensa algo, lo detiene un momento en su cabeza, y luego lo suelta - ¿Alguna vez notaste una mancha en el techo de mi cuarto?- Justo así me doy cuenta cuando la gente no duerme.
De camino pasamos por la pared que pintamos anoche. La están pintando de nuevo, blanco otra vez ¿Por qué de blanco? Pero bueno, está bien, no me molesta, porque la pared que vi ayer es más grande y si todo sale bien, será un trabajo mejor que el de ayer. Le cuento a Pod, el me cuenta de sus nuevos carteles, yo le cuento de el dibujo que tengo planeado. Pasara por lo menos una semana antes de que pintemos la pared, hay que planear horarios, pintura, papel. Es la parte más lenta, pero no la menos interesante, la parte menos interesante, y la mas necesaria, es la escuela. Porque ahí podemos aparentar que no pasa nada malo, las buenas calificaciones tapan sospechas, la buena conducta también. La parte mas complicada de todo esto es ella, pero se supone que no debo hablar de eso, así que diré que lo más complicado es la escuela. Es complicado entrar, tanto como salir. Tienes que mantener una buena imagen, buenos promedios, si no todo se viene abajo, y no quiero eso, no por ahora.
El primer paso dentro de la escuela es importante, si pisas en falso, caminas en falso. Dos, tres, cuatro, cinco pasos y luego un golpe en el brazo. Mi primera reacción es voltearme y gritar “¡¿Qué demonios tienes en la cabeza?!”, pero volteo y veo una sonrisa sínica, Luna.
No, no estoy enamorado de ella, tampoco la odio (por lo menos no totalmente). Pero de un tiempo para acá no soporto verla.
-Caballeros- Dice, imitando algún aristócrata londinense.
Pod la saluda como se saluda a cualquier mujer, yo solo levanto la mano.
-¿Amanecimos gruñones hoy?- se acerca y me saluda, podría decir que en contra de mi voluntad, pero sería grosero; de acuerdo, fue en contra de mi voluntad.
-Si, muy gruñón. Sería bueno que te alejaras antes de que comience a dispararle a todos-
Me da otro golpe en el brazo. Si por ella fuera, todos los problemas en el mundo se solucionarían así. No puedo evitar cubrirme.
-¿Salieron a pintar anoche verdad?- No debe saber que no la invitamos. Pod es bueno para mentir, el problema es que yo soy mejor.
-¿Anoche?- una pequeña pausa de parte de Pod –No, anoche no.-Y listo, una mentira prefabricada, suficiente para que un buen detective, o cualquier mujer, se de cuenta que hay gato encerrado.
Luna lo voltea a ver, agacha un poco la cabeza sin evitar la mirada, enarca una ceja, se queda así algunos segundos y luego saca la lengua, eso, traducido a masculino es “No me trago tus mentiras, ¿Qué harás con eso?”.
Pod se ríe, es su respuesta natural cuando algo no sale bien, asi que obviamente tengo que intermediar el asunto.
-Fue tarde, no queríamos incomodarte- Trato de verme lo más serio posible, pero sé que saldrá con algún comentario ingenioso.
-¿Incomodarme? ¿La hora? No, creo que lo tienes mal, lo único que me incomoda son sus actitudes pretenciosas y machistas-
-Ya deja eso del machismo, ni tú te lo crees-
-¡Ah, vamos! ¿Por qué otra cosa seria?-
Esto me sorprende de ella, llevamos casi tres meses evitándola y no se da cuenta. Si no la conociera diría que es despistada, pero la conozco, así que diré que se miente a sí misma. La razón es obvia, pero no quiere problemas, problemas obvios.
-¡Hey amigos!- Es una voz chillona, fuera de todo, la voz de alguien que todavía está a mitad de ser niño. Es HOD, el nuevo novio de Luna.
-Hola- Pod dice su nombre, el de verdad, el mismo que es demasiado fácil de relacionar con su tag porque son sus malditas iniciales. Yo no puedo ni mencionarlo
-Hey- le digo y volteo al piso.
-Hey, muñeca ¿Cómo estás?- besa a Luna y para mí es como si un payaso empezara a llorar a mitad de su rutina, trágico.
Comienzan a hablar, y cada vez que HOD abre la boca trato de irme a ese lugar en mi cerebro donde todo esta bien.
No odio a HOD, a pesar de que lo parezca, no lo odio, el no tiene la culpa de ser un idiota, así nació, no puedo decidirlo, perdió en el póker genético; Culpo a Luna, ella es inteligente, ella es astuta, ella pudo decidir no estar con HOD, y aun así lo está.
Nos despedimos en medio del pasillo, el timbre suena y tengo que entrar a mi primera clase, que se convierte en la segunda, y la tercera. Para la cuarta me doy cuenta que tengo que hacer que esto valla más lento, porque sigue el descanso, y el descanso significa comer, y comer significa estar en grupo, y estar engrupo significa ver a HOD y a Luna juntos, de nuevo, trágico.
Entonces pongo atención a Física, porque sé que debo poner más atención, baje mi promedio a un 7.8 en el examen pasado (r = resistencia, no rabia ni rvoyamataraHOD (no lo odio, enserio), r = resistencia). “No puedo ayudarte con eso, el problema que tienes es con la atención, no con las formulas” Pod será un buen papá algún día, pero el papá de alguien más, maldición, no el mío. Lo bueno del asunto es que solo me afecta cuando estoy en la escuela, si me afectara cuando pinto ya me habrían agarrado, y si no lo han hecho es solo porque creo saber cómo mantener la cabeza donde debe estar.
Suena la campana. Una vez escuche de un científico Pavl-algo, no recuerdo bien, el hombre hacía sonar una campana cada vez que le daba comida a un perro, después de un rato el pero babeaba solo con escuchar la campana, después de un tiempo la gente se levanta cuando escucha la campana, a mi me gusta quedarme sentado un rato, solo por llevar la contra, y porque es difícil salir del salón cuando todos están en la puerta. A veces no sé si Pod me espera, o si piensa lo mismo que yo, nunca le he preguntado, a lo mejor  tampoco debería. Es esa clase de secretos que hacen de una amistad una amistad.
-¿Y si arreglamos las cosas?- Pod fue directo, tiene merito por eso, pero no es el momento para ser directo, tampoco la ocasión.
-No hay nada que arreglar- Rueda los ojos y salimos del salón.
-No quieres arreglarlo, es diferente. Tiene novio ¿Qué vas a hacer con eso?-
-El problema es que lo quiere llevar a donde valla, hasta a ti te fastidia-
-Ese no es el caso-
-Si es el caso, eso es lo peor de todo-
Pod estaba a punto de responder algo, algo ingenioso, pero el problema es que ahora yo tenía la razón. HOD es demasiado ruidoso, demasiado torpe, y cuando raya lo hace solo por sentirse orgulloso, por saber que hizo algo que va contra la ley, no por informar, y eso es lo que hacemos (o tratamos de hacer). Luna lo hacía bien, ninguna mujer mueve la lata como ella, y no es que haya visto a muchas, lo que pasa es que lo hace mejor que algunos de nosotros, por ella comencé a usar guantes, para no mancharme los dedos cuando pinto; por ella deje de usar guantes.
No es complicado ver a Luna caminando, es como ver una bandera. Ojos azules, cabello castaño, ropa oscura. Ella es la bandera de su propio país, un país que no quiero visitar.
Va sujeta del brazo con él, trato de relajarme, que no vea que me importa, pero creo que hasta con los ojos cerrados se ve que si me importa, no se ocupa tener mucho tacto para eso.
-Hola amigos- trato de no golpearlo en la nariz, toma bastante control.
-Hey- me limitó una sonrisa, trato de no sonreír demasiado.
-¿Vamos a rayar hoy en la noche?- Luna bajo la voz y se acerco, yo me aleje.
-No, quiero terminar unos bocetos, de hecho- Si no me apresuro a mentir, Pod se apresurara a decir la verdad.
 Me apresuro a caminar a la cafetería, Pod no me sigue, Luna no me voltea a ver y me doy cuenta demasiado tarde.
-…una pared que encontró Blast en la madrugada-
Me escondo detrás de la palma de mi mano, deseria tener una mano mutante, una que me cubriera todo el cuerpo.
Agradezco la ingenuidad de HOD, y agradezco que Luna tenga toda la atención en Pod, si no estaría escuchando a Luna con un bonito discurso sobre el orgullo femenino, cosa que todavía no entiendo.
-¡Perfecto!- dice ella –nos vemos en la noche entonces-
Les doy la dirección, justo al terminar Pod abre la boca.
-Rayos. No, no puedo hoy, papá cumple años-
Respiro aliviado, nadie lo nota. HOD suspira, Luna le hace segunda.
-Entonces será otro día- dice Luna, luego se va.
Seguimos caminando a la cafetería.
-¿No pudiste recordar antes que era el cumpleaños de tu papá?-
-No, porque no es-
Una risa viene y se va.
-Mira- continua-iba a decirlo de todos modos, lo importante es que le saque tiempo extra. Podemos ir hoy, y, no sé, les decimos que termino antes lo de mi papá-
Pago por un pedazo de pizza y un refresco chico. Pod paga por una hamburguesa casi fría y un jugo de manzana.
-¿Ya sabes que vas a pegar entonces?-
-No- tiene la boca llena de carne y jugo de manzana –pero todavía queda tiempo-
-Pero tengo más pizza que tiempo-
No sé lo que dije, pero de alguna manera tubo sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada