lunes, 19 de abril de 2010

Antesala.

Oda a la Libertad I.

Llévame encima de tu carrusel:

Los sentidos se emocionan,
Mis manos se arrojan,
A mi oficio se prestan.

Estoy listo para ir a ninguna parte,
Para desvanecerme en el aire...
Y morir fácilmente,
tenlo en mente.

Y quebrarme en tu hechizo,
Perderme. Al fin!
por el éxtasis de tu camino.
¿Es que te necesito?

Pues no hay nada en el tiempo corto,
o en el largo, o el medio
que valga para desperdiciar el odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada